Embajadores
gabriel-osorio

Gabriel Osorio

En el Olimpo del cine chileno

Desde niño soñaba con ser músico, pero sabía que no era su área. Por eso mientras cursaba segundo medio, Gabriel Osorio asistió a clases de dibujo con la profesora Alejandra Wolf. Disciplina que se transformó en su pasión y que más tarde lo catapultaría al éxito gracias a “Historia de un Oso”, el primer cortometraje animado chileno en ganar un Oscar.

Fue a fines de febrero del 2016 cuando la historia cinematográfica chilena cambió para siempre. Nadie nunca imaginó que algún día nuestro país se subiría al podio de los aclamados Premios Oscar, y así ocurrió. La hazaña la cumplieron cuatro jóvenes chilenos que ganaron el preciado galardón gracias a su cortometraje “Historia de un Oso”, en la categoría mejor cortometraje animado.

Pero el “cerebro” de este logro para el país es Gabriel Osorio, fundador de Punkrobot, el estudio de animación chileno que creó “Historia de un Oso”.

Licenciado en Artes Plásticas con mención en pintura de la Universidad de Chile,  Osorio cursó su educación básica en el Colegio Gabriela Mistral, mientras que la educación media la hizo en el Colegio Pedro de Valdivia. Hoy hace clases en la Universidad de Las Américas, donde imparte el Taller 3D I y II.

Desde niño soñaba con ser músico, pero sabía que no era su área. Por eso mientras cursaba segundo medio asistió a clases de dibujo con la profesora Alejandra Wolf.

“Fue una experiencia increíble. Me enseñó técnicas de dibujo mucho más estructurado. En ese momento dije “ya, esto es lo que quiero hacer. Voy a estudiar arte”, señaló Osorio en una entrevista concedida al diario La Tercera.

El secreto detrás de “Historia de un Oso”

A primera vista, “Historia de un Oso” parece tener una lectura simple: un oso triste y solitario que construye un mágico diorama con sus propias manos como un intento de recordar la vida feliz de antaño, con su esposa y su hijo, antes de que un circo lo arrancara de su hogar y lo hiciera trabajar por la fuerza y pasar una vida miserable. Pero el cortometraje animado esconde un significado mucho más profundo.

Se trata del exilio del abuelo de Gabriel, Leopoldo Osorio -quien fue secretario del derrocado Presidente Salvador Allende-, y se tuvo que ir a Inglaterra en 1975, antes de haber estado dos años en prisión. De esta manera, la aplaudida cinta se transforma en una metáfora de lo que vivieron los presos políticos, exiliados y desaparecidos en Chile entre los años ’70 y ’90.

“Durante mi niñez sentí la presencia invisible de un abuelo ausente, que no estaba muerto, pero que no estaba presente en mi vida. Mi cortometraje no es acerca de la vida de mi abuelo, pero se inspira en su ausencia y en la marca que me dejó”, plantea Gabriel Osorio a modo de presentación de “Historia de un Oso” en la página web de su estudio de animación Punkrobot.

El emotivo cortometraje animado chileno triunfó sobre “Sanjay’s Super Team”, la cinta de Disney/Pixar inspirada en los recuerdos de la niñez de su director de origen indio, que se perfilaba como favorita en los Premios Oscar del año 2016, junto a “World of Tomorrow”. La categoría la completaron el cortometraje ruso “We Can’t Live Without Cosmos” (“No podemos vivir sin el cosmos”) y “Prologue” (“Prólogo”).

De planes y referentes

Tras el éxito de “Historia de un Oso”, Gabriel Osorio declaró en una entrevista al diario La Tercera, que su trabajo ideal es realizar una película de animación independiente, que no fuese muy costosa, pero que tampoco contara con un presupuesto muy bajo.

Su referente es la productora Cartoon Saloon, que a su juicio, tiene una animación que destaca por la fuerza de su mensaje y la claridad de su identidad.

¿Cuáles son los planes a futuro de Gabriel Osorio? En una entrevista concedida a BBC Mundo, el realizador afirmó estar feliz de trabajar en Chile con talentos locales. “Si bien todo es más casero, podemos tener más control sobre lo que hacemos. Prefiero ser cabeza de ratón que cola de león”, aseveró en esa oportunidad el destacado director nacional.